Qué ver en Kioto: Fushimi Inari, el santuario de los 10.000 torii

Aquel día de otoño, habíamos pasado la mañana en la ciudad de Nara rodeados de ciervos a cascoporro, y a medio día regresamos a Kioto para visitar el santuario de Fushimi Inari, el santuario de los diez mil torii. 

Para llegar desde Nara usamos el JRPass y nos bajamos en Inari Station. Caminado apenas 200 m, llegamos al primer torii rojo y a la gran puerta del santuario, la gran Romon.

Inari Station Kioto
Desde Kioto se puede llegar a Inari en tren, y si te gusta caminar puedes dar un paseo desde la estación de Kioto por los márgenes del río Kamo (3,5 km) o desde el templo Sanjusangendo (5Km).

Inari es uno de los dioses más querido y venerado en Japón, es el dios del arroz, de la fertilidad, del comercio y negocios. El país está plagado de santuarios dedicado a esta deidad protectora de los comerciantes, pero sin duda los miles de ordenados torii hacen que este sea un santuario muy diferente.

Aquí estas rojas, simbólicas y metafóricas puertas, que separan lo terrenal de lo divino, son sin duda las grandes protagonistas del lugar.

_MG_8527 copia

El santuario tiene muchos rincones para explorar, hay senderos, un estanque, miradores… interesantes tangentes… En función del tiempo disponible y de las ganas, puedes subir más o menos por la colina, o hacer una ruta circular, desviarte o retroceder sobre tus pasos.

El recinto es gratuito y no cierra, pero sí cierran sobre las 17h las tiendas de recuerdos y tenderetes con comida que se desparraman alrededor.

_MG_8528 copia

No tardamos en tropezar con los muchos zorros petrificados del lugar, aquí es el animal sagrado que custodia el santuario y sus representaciones están por todas partes. Se le conoce como Kitsune, es considerado el mensajero del dios Inari, y este mágico zorro guarda un montón de historias y leyendas. Al igual que a los Jizos, a veces se les coloca baberos rojos que los protegen de los malos espíritus.

img656 copia

Como en todos los santuarios nipones encontramos la fuente de abluciones, olor a incienso, los papelitos de la suerte, las tablillas ema para escribir deseos… campanitas, cascabeles y sonajeros para llamar la atención de los dioses…

 

_MG_8524 copia

Pronto vemos la fachada del salón principal, Honden, declarado Bien de Interés Cultural. No nos entretenemos demasiado y, detrás del edificio, buscamos las escaleras que nos llevan al comienzo de los dos mágicos pasillos formados por 10.000 torii.

_MG_8587 Fuji F125 copia

Un reguero de guiris subimos en procesión bajo los miles de torii, por suerte poco a poco nos dispersamos y pudimos disfrutar del lugar más tranquilos y hacer fotos en soledad.

_MG_2077 copia

Todos los torii han sido donados por empresarios para que el dios Inari cuide la salud de sus negocios, o para dar las gracias por un deseo empresarial cumplido. Los más antiguos son de madera, los más actuales son de ligero PVC que pintan de bermellón. En ellos se escribe el nombre de la empresa o del empresario y la fecha…y pueden llegar a costar desde 3000 euros a más de 8000€.

_MG_1987 copia

Son unos 4 km  bajo el túnel bermellón de toriis. Los dos pasillos a veces se juntan, a veces se separan, …trepan por la ladera, regalan curiosas perspectivas desde dentro y desde fuera…

_MG_2105 copia

Por el camino pasarás por pequeños altares,… por un cementerio para los viejos pinceles usados, verás miles de réplicas de mini torii donados por empresas más modestas y por particulares…

_MG_2126 copia

El ascenso continua, el túnel se unifica, los torii poco a poco se distancian unos de otros, y nosotros seguimos subiendo los escalones hasta llegar a un primer mirador. A modo de premio, en la intersección de Yotsutsuji, encontramos la ciudad de Kioto a nuestros pies y un sol que, en otoño, comienza a desplomarse demasiado pronto.

_MG_2079 copia

No se nos hicieron pesados los 4 km, pero dicen que en agosto pueden hacerse duros debido al mucho calor y humedad. Aunque vimos por el camino alguna pequeña tienda y máquinas de vending, supongo que en verano no está de más llevar agua. Hasta este primer mirador, se tarda una hora de subida, o cuarenta y cinco minutos según lo mucho o poco que te entretengas haciendo mil fotos.

_MG_2129 copia

La mayoría de turistas solo subimos hasta aquí, pero se puede continuar el ascenso hasta la cima, o tomar un desvío para pasar junto a la pequeña cascada Kiyotaki, o tomar una tangente de 1 km por el bosque que te llevará a los templos de Tofukuji y Sennyuji.

Nosotros retrocedimos sobre nuestros pasos, no queríamos regresar a oscuras. El recinto no cierra, pero atención que la iluminación es muy escasa.

_MG_2099 copia

Creo que si se quiere visitar el lugar tranquilo, es muy importante afinar la puntería para escapar de la guiri-marabunta. A primerísima hora de la mañana es cuando no hay apenas visitantes y tendrás el fotogénico pasillo para ti solo. Si buscas soledad absoluta se recomienda madrugar mucho.

_MG_2144 copia

A última hora de la tarde la afluencia va disminuyendo poco a poco, hay algunos que nos quedamos para ver el atardecer, y otros muchos rezagados adictos al selfie y al #hashtag# que llegan, se hacen la foto, lo tachan de su lista … y se van.

_MG_2162 copia

Para afinar más la puntería no te olvides también de echar un vistazo al calendario de festivales, quizás en tus fechas coincidas con algún evento interesante. Te lo dejo por aquí.

_MG_2049 copia

Los alrededores del santuario están plagados de pequeñas tiendas que venden reproducciones de todos los tamaños de los rojos torii, hay llaveros, imanes…láminas… y cientos de amuletos…

_MG_2121 copia

Aunque los zorros y torii son los protagonistas del lugar, aquí también tropezamos con muchos daruma. Este rechoncho amuleto cegato es el talismán de los propósitos. El ritual consiste en formular un propósito y pintarle un solo ojo al muñeco daruma, una vez conseguido el objetivo podremos pintarle el segundo ojo.

Más que un amuleto para dar suerte, es un amuleto motivador que se supone que nos da fuerzas para conseguir lo que nos propongamos… dejar de fumar, comenzar a hacer ejercicio… No todo se puede dejar en manos de la fortuna, también hay que poner un poco de voluntad. Lo veo un amuleto muy nipón, ellos estiman la suerte pero es una sociedad que valora mucho el esfuerzo, la constancia…

_MG_8662 copia

En los alrededores también hay pequeños puestos con comida, es fácil encontrar las clásicas bolas de pulpo, salchichas rebozadas, brochetas de pollo, tofu, galletas…

_MG_8678 copia

Echamos un último vistazo a los encantadores pasillos, a la puerta y salón principal y disfrutamos del lugar inundado de sol, de rojos, naranjas, bermellones…

_MG_2130 copia

Combinar esta visita con Nara es buena idea, pero atención a las fechas, por ejemplo en otoño los días son muy cortos, atardece a eso de las cinco, y aunque se madrugue ambas visitas en un mismo día pueden quedar un poco apretadas. Para mi gusto, nos faltó algo de tiempo para disfrutar del lugar con menos prisas, y explorar más y mejor.

_MG_8615 copia

Lo poco que vimos de Fushimi Inari nos gustó mucho, pese a no tener imponentes edificios, el entorno y el ejército de torii tiene mucho encanto. En soledad tiene mucha magia, te sientes como la pequeña protagonista de la película “Memorias de una geisha” cuando corría por este inolvidable pasillo de torii rojos.

_MG_8536 copia

 

Anuncios

15 respuestas a “Qué ver en Kioto: Fushimi Inari, el santuario de los 10.000 torii

  1. Qué maravilla el laberinto de esas puertas metafóricas, 4 km, nunca lo imaginé tan largo. Es una cultura apasionante, cada vez me llama más. Me echa para atrás el veranito…
    Igual un año nos da la locura de casarnos e ir en otoño como tú 😀

    Un besote, Cris!!

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 esa locura 😉 o brote psicótico 😉 suena muy bien 😀 sería una excusa perfecta 😉 y una Luna de miel muy momijínica… y completa 😀 con senderos, ciudades, aguas termales,…tradición, cultura… gastronomía… creo que a tu futuro maridín seguro que le mola la idea 😉
      Mil gracias amiga viajera por pasear conmigo por el laberinto mágico 😉 un abrazo bermellón!

      Me gusta

    1. 😀 Pues le tenemos muchas ganas a Finlandia, mi marido estuvo de joven con una beca 😀 y algún día seguro que iremos. Nos gustaría buscar osos 😉 somos muy bicheros, y confieso que tampoco me importaría conocer la ruska 😀
      Tu blog made in Finland 😀 tiene muy buena pinta y muy buenas fotos 🙂 , tomo nota de ese crucero, muchas kiitos 😉 por compartir y traernos recuerdos de Suomi.
      Buen día para ti también. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      1. El otoño en la tundra también tiene su mucho atractivo 😀 es más arbustivo pero es un ecosistema único, muy interesante y diferente.
        Tomo nota de tu atractivo road trip por el círculo polar 🙂 Muchas gracias por sumar. Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  2. Con tantos santuarios, jardines y hermosos paisajes, debíais volver al hotel en un estado relajado (supongo que también por el cansancio físico) y satificado, jajaja. Supongo que debe resultar un contraste tremendo pasar de la quietud de esos lugares, que invitan a la meditación, a la estridencia de las grandes ciudades. Quizá sea una forma de compensar lo uno con lo otro, jeje.
    Doy por sentado que os comprásteis unos kimonos, ¿o me equivoco?
    Un abrazo.
    P.D.- El dibujo o garabata es, como siempre, maravilloso.

    Le gusta a 1 persona

    1. 😀 jajaja al hotel llegábamos reventados 😀 los 10km al día se iban acumulando 😀 y a mi la paz y santificación se me diluían en las estaciones de trenes y metros de vuelta 😀 luego regresaba al momento zen con el baño en el onsen del hotel 😀 Sí amigo, mucho contraste 😀 pero esa dualidad Japón-Plutón, ese choque, bipolaridad, es lo que hace que sea un destino muy interesante y tremendamente atractivo.
      Pues… ni alquilé kimono allí, cosa que hacen muchos turistas para pasear, ni compré kimono. De lo primero no me arrepiento, de lo segundo puede que sí… pero no disfruto mucho con el momento compras 🙂 tengo infinita paciencia para esperar que un león cambie de postura 😀 pero eso de mirar trapitos, telas, comparar, decidir… lo llevo regumal 😀 , en general el tema compras no me mola mucho.
      Me alegra saber que te ha gustado mi versión del zorro Kitsune 😀 mil gracias por pasear conmigo, un abrazo enorme.

      Me gusta

    1. Muchas gracias a ti Mabatravel por pasar por aquí 🙂 me alegra que te haya servido de ayuda. Aún sigo publicando posts, falta Koyasan, Kioto, Kanazawa, Takayama, Osaka, otro poquito de Tokio, Himeji y Monte Shosha… por cierto este Monte en noviembre nos gustó muchomucho 😀 el otoño es espectacular, ya verás que bonito todo 🙂 desde los jardines de Kioto a los valles, montañas… 😀 Cualquier duda ya sabes por donde me tienes. Un saludo y buen comienzo de semana!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.