El viaje de la Blog-T-ella 2

Ilustración mujer botella mar
Proyecto viajero creativo: Blog-T-ella Te cuento de viajes

VIAJERA DE CRISTAL

Enviado por Doris Strems desde GUATEMALA

Se fue a la orilla del mar al atardecer. Iba muy acongojada porque esa tarde había enterrado a Mimo, su compañero de juegos y aventuras, su amada mascota. Sin poder evitarlo, de sus ojos se deslizaban unas gotitas cristalinas que reflejaban los últimos destellos dorados del sol. Su mirada en ese lejano horizonte. De pronto, algo le llegó a los pies. Su viaje nostálgico se interrumpió. Una botella de cristal había sido arrojada suavemente por una ola espumosa. La tomó con curiosidad con una mano mientras con la otra limpiaba su nariz que escurría por estar largo rato llorando. Aquello era extraño. Dentro de la botella había una niña. La botella al recibir los rayos rojizos del atardecer irradiaba un brillo especial. Maravillada, con gran curiosidad la tomó en sus manos. La niña dentro la botella se puso de pie, alisó su vestido color púrpura y sacudió su cabellera negro azabache. Y se miraron a los ojos mutuamente. Le sonrió. Tenía la más dulce sonrisa que ella había visto. Se sentó sobre la arena dejando que la espuma de las suaves olas le mojaran los pies. Tomó con las dos manos la botella en forma vertical para que se pudiera parar la pequeñita. Esta giró en el pequeño espacio redondo del fondo para observar todo lo que la rodeaba. Detuvo su vista sobre la niña de la playa que sostenía su casa de cristal.

— ¿Por qué llorabas?—le preguntó, apoyándose en la pared de la botellita para verla mejor. La niña siguió sorprendiéndose. Aquella pequeñita hablaba y ella podía escucharla y comprenderla perfectamente.

—Porque estoy muy triste. Hoy murió Mimo, mi perrito. Lo enterramos aquí cerca, debajo de una mata de flores que está detrás de mi casa. Su tristeza afloró y sollozó. —Era mi mejor amigo. No pudo continuar presa de un llanto triste. La pequeñita acercó sus manitas a la botella y la vio con una mirada tan amorosa, deseando poder salir para abrazarla.

— ¿Qué haces allí dentro de esa botella?

—Viajo recorriendo mundos.

— ¿Sola?

—Con mis sueños y mis recuerdos.

— ¿Quién te encerró allí? ¿Por qué te tiraron al mar? La pequeña viajera del mar la miró intensamente, mientras se veía ahí fuera, en su estado real, triste, sola, sin Mimo, su amado perro.

—Mi dueña— le respondió. La niña sintió encogerse su corazón. Había algo en la niña de la botella que le era familiar pero no podía comprenderlo. — ¿Y cómo te hizo así, tan chiquitita? – siguió interrogándola.

–Porque un día, hace mucho tiempo, buscó donde esconderse para no recibir tantos golpes que en su corta vida ha recibido.

Catty sintió un extraño escalofrío. Ella también tenía a sus escasos 10 años muchas heridas que la vida le había dado y de ello se había tornado solitaria y vivía muy ensimismada, con sus recuerdos. Su gran consuelo había sido Mimo, pero hasta a él lo acaba de perder.

Yo también he sufrido mucho, le comentó Catty a la pequeñita. No tengo a mis padres, que desaparecieron en un avión en un inmenso mar. Mi abuelita murió poco después de su profunda tristeza y me quedé sola con mi tía, hermana de mi padre, pero ella no me quiere. De su corazón brotó un sentimiento de soledad y empezó a llorar de nuevo. Un día, continuó con su historia, quise que ese mar que me robó a mis papás me llevara con ellos. Y desde entonces vengo siempre que puedo aquí, a la playa y le cuento lo triste y desdichada que soy y que deseo ir a donde están ellos. Pero no me responde…

La niña del pelo azabache se pegó más al cristal de su botella, puso sus dos manitas como queriendo tocar a Catty y le dijo: te comprendo, querida amiga. Precisamente he llegado hoy a ti a esta playa para darte un mensaje de tus padres. Catty no podía creer lo que escuchaba de aquella pequeñita. Y le inquirió con desesperación por el mensaje que traía.

Ellos te aman, nunca dejarán de ser tus protectores. Allí en ese inmenso mar, siempre están pendientes de ti. Quieren que seas una niña fuerte, que todo ese dolor que llevas desde su partida se calme. Tu Mimo también te está cuidando en estos días difíciles. Pero la vida no es igual para todos los niños. Ellos no pueden venir por ti, porque aún no es tiempo que te reúnas con ellos. Tienes muchas cosas que hacer por ti y para otras personas que van a depender mucho de tus amorosos cuidados. Te piden que abras tu corazón y no sigas aquí encerrada llorando, como estoy yo dentro de esta botella que va entre las olas.

Catty escuchaba con atención y su acelerado corazón comprendió. Entonces tomó la botella, le dio un tierno beso a través de ella a la pequeñita y le dijo:

–Ve al mar y dile a mis papás que nos los voy a olvidar nunca. Que voy a seguir con mi tía y que ahora que sé que me cuidan, trataré de no contrariarla aunque no me quiera. Pero pronto seré mayor y lucharé para hacer que muchas niñas como yo puedan ser libres y no se escondan por mucho tiempo dentro de una botella de cristal. Te amo, Catty, le dijo a la pequeñita y puso con mucho cuidado la botella sobre la arena y una ola espumosa se la llevó mas adentro.


BLOGTELLA DE AGUA DULCE

Enviado por Pedro Domínguez Ferreras desde SEVILLA

—¿Qué es eso de ahí Manuel?
—¿El qué Elena?
—Eso que brilla en el río. Está flotando.
—No veo nada. Te lo estas inv…¡ah ya!… ¿eso de allí?
—Sí, ¿qué es?
—Parece algo de cristal. Este río está muy sucio. Habrán tirado algo.
—Parece una botella, Manuel.
—Voy a ver. Sí es cierto. Una botella. ¿Lo ves? , te lo dije. Este río hace casi imposible la vida en sus aguas. No sé cómo en Sevilla puede haber un acuario.
—Parece que tiene algo dentro…
­—¿El qué Elena?
—La botella. Mira. Hay algo dentro.
—Voy a cogerla.
—¡Ten cuidado! No me quiero quedar sin hermano.
—Tranqui hermanita que yo controlo….ñññññmmmmm yaaaaa. Aquí la tienes; toda tuya.
—Gracias Manuel. Es perfecta para la lámpara que quería fabricarme. Pero antes tendría que sacar esto que hay dentro.
—Vale chica, pero vámonos a casa, se está haciendo tarde ya. Recoge la guitarra que nos vamos.
—Vale.
—¿Qué será eso que hay dentro? Tiene como banderas, banderas de sitios. Creo que esta botella ha viajado mucho. Ya se lo que haré. Me la voy a llevar al parque. Seguro que Rubén, que ha estudiado historia, me puede decir algo de ella.

—¡Hola Rubén!
—Hola Elena, ¿qué te trae por aquí?
—Pues verás, el caso es que estaba con mi hermano dando un paseo a la vera del río. Y es que veníamos de vuelta del parque del Alamillo…
—¿Tocando la guitarra?
—Jajaja ¡Cómo me conoces! Sí. Y mi hermano con los patines. Bueno, la cosa es que vimos esta botella que tengo aquí en el río flotando y…
—¡¡¡NO PUEDE SER!!!!
—¿Qué ocurre Rubén?
—Esta no es una botella cualquiera. Es una blogtella.
—¿Qué es eso?
—Verás. Cuando la abras lo entenderás todo. Esta botella no la has encontrado, ella te ha encontrado a ti.
—¿Qué quieres decir?
—¿No te parece extraño que tenga en su interior visiblemente banderas de Venezuela, Asturias, fotos de Cádiz …? Y la has “encontrado” en el ¡Guadalquivir!. Ha subido contracorriente por Sanlúcar de Barrameda hasta ti… ¿no es extraño?
—Ahora que lo dices da un poco de miedo.
—No temas Elena. Ha llegado a ti con un motivo. Quiere que le cuentes como es Sevilla. Para compartirlo con el mundo. Algún día , de repente desaparecerá de tu vista. Del mismo modo que no sabes como te ha llegado, no sabrás como se ha ido. Y todo lo que haya visto de Sevilla, lo compartirá con el mundo.
—¿Y qué tengo que hacer?
—Cuéntale cosas típicas. Como lo bonita que es la catedral cuando se refleja la luna llena sobre la Giralda. Ahora que dentro de poco es Semana Santa, como se ponen las calles para recibir las cofradías de las hermandades. Cuéntale como huele a azahar y a incienso. Que en la feria (si tienes caseta) te puedes pasar una semana (y pico ya) comiendo, bebiendo y bailando.
Pero no solo lo que conoce todo el mundo. Cuéntale también como se pone la SE30 a la altura del puente del Quinto Centenario cuando va tu padre a trabajar por las mañanas.
Y que la torre Pelli la han hecho así de grande en contra de la voluntad de muchos, pero con la suerte de poder ver la ciudad desde muyyyy alto.
Cuéntale también que los que vienen a hacer turismo en agosto pasan mas calor que robando camellos.
Que en Sevilla hay crisis como en todos sitios, pero que nadie se va a hacer pobre por tomarse una cerveza con unas aceitunas en el bar del barrio.
Que lo que enriquece un sitio y lo que diferencia un lugar de otro, son las personas que viven en el. Cuéntale todo eso y ….

—Un momento Rubén… ¿dónde está la botella?
—Te lo dije… parece que he hablado más de la cuenta y sin duda, estará buscando otro lugar nuevo que conocer …¿dónde irá?
—Bueno no sé. ¿Nos montamos en las barcas de la Plaza de España?
—Vale pero luego vamos al Parque de las Palomas. Que me gusta ver como revolotean.
– Bueno…veremos a esas ratas del aire…
– Jajajaja que mala eres
– ….
– ……
– ………

Si quieres conocer más sobre Pedro, visita su blog Estantería de juegos


BOTELLA CON ALMA Y SIN ETIQUETA

Enviado por María Castillo Chaves desde Águilas (MURCIA)

Habito un mundo pequeño con paredes de cristal
desde donde os veo y quiero y no quiero unirme a vuestras conversaciones y a vuestros juegos,
pues me aturden tantos estímulos; miradas cargadas de significados
que no sé interpretar. Y me enfado y me río a destiempo.
Sé que algo no termina de encajar.

Adoro y entiendo los datos, su nitidez me tranquiliza.
Cero coma tres por ciento.
No somos tontos, somos menos.

Cuando intento salir y me rehúyes educadamente lo noto.
Las risas a mis espaldas, las siento
y me encierro más adentro.
Los dobleces y regates del juego social
¿Son mejores que mi llaneza sin maldad
tan certera a veces?
No somos defectuosos, somos diferentes.

Ayúdame a salir: Háblame sin artificio,
haz pausas, ten paciencia,
explícame tu mundo, conecta con mis intereses,
porque quiero lo que todos quieren:

A-mor
S-eguridad
P-aciencia
E-scucha
R-econocimiento
G-enerosidad
E-mpatía
R-espeto

Abre la botella
mira el alma y no la etiqueta
y tu mundo y mi mundo se enriquecerán.

“Estas personas son hilos brillantes en el rico tapiz de la vida. Nuestra civilización podría ser extremadamente aburrida y estéril si no tuviéramos el tesoro de la gente con síndrome de Asperger”
TONY ATTWOOD


Poema de Don Mario Benedetti enviado desde ASTURIAS por la compañera Gulpiyuri del foro Los Viajeros

Ilustración mujer botella mar

Botella al mar

El mar es un azar
¡Qué tentación echar una botella al mar!

Poner en ella por ejemplo
un grillo, un barco sin velamen, y una espiga,
sobrantes de lujuria, algún milagro
Y un folio rebosante de noticias

Poner un verde, un duelo, una proclama,
dos rezos, y una cábala indecisa
El cable que jamás llegó a destino
Y la esperanza pródiga y cautiva

El mar es un azar
¡Qué tentación echar una botella al mar!

Poner en ella por ejemplo un tango
que enumerara todos los pretextos
para apiadarse a solas de uno mismo
y quedarse en el borde de otro sueño

Poner promesas como sobresaltos
Y el poquito de sol que da el invierno
y un olvido flamante y oneroso
y el rencor que nos sigue como un perro

El mar es un azar
¡Qué tentación echar una botella al mar!

Poner en ella por ejemplo un naipe,
un afiche de Dios, el de costumbre,
el tímpano banal del horizonte
el reino de los cielos y las nubes

Poner recortes de un asombro inútil,
un lindo vaticinio de agua dulce
una noche de rayos y centellas
y el saldo de veranos y de azules

El mar es un azar
¡Qué tentación echar una botella al mar!

Pero en esta botella navegante,
sólo pondré mis versos en desorden
en la espera confiada de que un día
llegue a una playa cándida y salobre

y un niño la descubra y la destape
y en lugar de estos versos halle flores
y alertas y corales y baladas
Y piedritas del mar y caracoles

El mar es un azar
¡Qué tentación echar una botella al mar!

(Mario Benedetti)


Botella al Mar

Por Miguel Ángel Carrera Farías

Ilustración mujer botella mar
Proyecto viajero creativo: Blog-T-ella Te cuento de viajes

Botella al mar, prisionero de este golpeado esquife, danzando, me abrazaba constantemente las terribles ganas de correr a sus brazos, siempre deseas aquello que no posees, y en ese momento no podía correr lejos de ahí, por eso, para ocupar mi tiempo, mi disposición más saludable fue la de escribir una carta, debía drenar la desesperación en algo, y por lo visto una carta y una botella al mar era lo correcto. Así que sentado yo en el asiento de remos de esta prisión de madera, flotando libre en el océano, me entregué a la faena de entreverar palabras que tradujeran mi incontrolable necesidad de ti, no siendo yo un ferviente admirador de la poesía, me atreví a serlo de alguna manera, porque quizá en medio de esa inmensa soledad, sentía yo que todo aquello era un inmenso patíbulo para mí, y que el mar me observaba fríamente esperando para engullir mi humanidad, por eso, esa última carta que escribiría con el alma sería a ti, serías tú.
Es así como al terminar, enrollar el arrugado y sucio papel y meterlo en la botella, te vi, te vi dentro, en ese papel, pero ya no era blanco, eras tú, y eras hermosamente azul, hermosamente alada, ¿Cómo podía ser esto? La sed me hacía alucinar, ¿Por qué ahora? las lágrimas me asaltaron, corrían desatadas por mis mejillas, hacían mi vista borrosa, la botella temblaba, ¿o era yo quien temblaba? Ahora que me disponía a lanzar la botella con todas mis fuerzas, calculando las corrientes marinas, para lanzarla en la dirección correcta, pero no podía, ella estaba dentro de la botella, no podía cometer semejante locura. Fue así como divagué interminables horas, decidiendo si tiraba al mar, algo que te contenía y que al mismo tiempo era para ti en el futuro, luego hice de noctámbulo, instigado por mis crápulas acciones pasadas, arrepentido de no haber sido alguien mejor para ella, en medio de una espesa oscuridad, en el contenido de aquella botella, fulgurabas como un hada de cuentos que yo no terminaba por creerme.
Sabía que la mañana llegaría pronto, y sería el momento del adiós, en la madrugada lo había decidido, no era real, aquello que tú eras, encerrada de azul dentro de esa botella, debía ir al mar, mi lógica escueta se reivindicaría llevando a cabo, aquello para lo que la había preparado. No les extrañe que en medio de todo aquello, haya meditado yo tantas locuras, aislado de cualquier vago razonamiento la mente busca en que ocuparse, por triste que sea es la forma de huir de la locura. Ya llegada el alba, me puse de pie como pude, y contemplé aquel maravilloso espectáculo, Dios me había regalado un mar calmo y una explosión de nubes salpicadas de amarillos, grises, naranjas y azules, me pregunté en ese momento como harían las nubes para rociar el mar de sus tonos amarillos, grises y naranjas, mientras me llenaba de valor, tenía a mi amor en la mano, dentro de aquella sentenciosa botella y no paraba de respirar hondo para llenarme de valor.
Así que súbito y sin pensar, lancé la botella lo más fuerte que me permitió mi débil humanidad, mientras sentía como crecía un nudo en mi garganta, para luego caer estrepitosamente sentado llorando inconsolable, sin saber a ciencia cierta, si era por la botella que te contenía hermosa en mis palabras escritas, o si era por mi maldecida suerte, grité, tan fuerte que mi garganta me dolió, luego recé, deseando que no te hundieras, deseando que siguieras flotando en el océano, con curso incierto, que esa botella te encontrara, no sé si el deseo intenso sea lo mismo que la fe, pero en ese momento supuse que eran lo mismo, y volví a imaginarte, dentro de esa botella, azul, alada, entre estrellas marinas danzando encerrada, destinada a vencer tormentas y olas gigantescas. Luego de esto no crean que mi final fue triste como mi travesía, fui dichosamente encontrado y de tenerla en esa botella, pasé a tenerla en mis brazos llorando de alegría conmigo, casual o causal, la aventura sigue en tierra, y a veces, en las noches heladas, pienso en esa botella, allá afuera, aún flotando, conteniéndola etérea dentro de sí, hermosa, azul, alada, fulgurando en la oscuridad, eso que era papel en mi mano y que ahora es una botella al mar.

Miguel Ángel Carrera Farías. Venezuela.

Más sobre Miguel Ángel y su precioso poemario en su Blog: Mil vidas vividas

Si quieres saber más o participar en este Reto garabato literario y proyecto ciber viajero y creativo visita  El viaje de la Blog-T-ella  y Te cuento su ruta 😀 

Anuncios

25 respuestas a “El viaje de la Blog-T-ella 2

    1. Síiiii compañero navega 😀 y gracias a ti 😉 porque que tu aceptaras el reto inicial que te propuse fue fundamental 😀 si me hubieras dicho que no…es muy muy probable que hubiera archivado/aparcado/abandonado este asunto garabatil 😉 Así que Gracias de nuevo Josep, de corazón, por darme con tu sí, la energía, la propulsión necesaria para que mis Musas lanzaran la blogtella 😀 No sabéis cuanta ilusión me hace ver que la garabata inspira y acompaña vuestras letras… 🙂 para mi es muy especial. Un abrazo grande. Buena semana compañero.

      Me gusta

    1. GRACIAS mayúsculas Ana por tu energía motriz 😀 😉 por ayudarme a hacerla viajar…por estar cerquita acompañándome como mi linda Centella Polar 😀 . A ver si algún lector se anima a recogerla 😀 cruzo los dedos 😉 . Un abrazo compañera de teclas. Buen comienzo de semana 🙂 Besitos!!!

      Le gusta a 2 personas

    1. Bonito, poético y muy apropiado para ella 😀 . Me alegra que te alegre linda Mar 😀 ojalá dure la travesía porque la estoy disfrutando mucho 😀 . Cada vez que abro la botella es una preciosa sorpresa 😀 un auténtico regalo… 😀 siento borbotones de ilusión 😀 . Gracias por acompañarme en esta especial singladura amiga 😉 . Un abrazo grande grande.

      Me gusta

  1. Qué maravilla, amiga. Este juego-proyecto ya parece imparable y está generando unos textos preciosos, incluso poemas. Y es que no hay para menos, pues esa imagen infunde inspiración.
    El poema dedicado al síndrome de Asperger me ha conmovido, me ha pillado por sorpresa, y cuando he comprendido de qué iba lo he vuelto a leer y ha sido cuando he apreciado todo su bello mensaje. Un mensaje en una botella, pues claro.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Ay compañero! no te imaginas cuantas alegrías me está regalando la blogtella 😀 debo escribir un post sobre ellas y compartirlas con vosotros 😀 porque todo esto es GRACIAS a ti, a vosotros. Hay relatos preciosos, hay mucho arte entre las olas y teclas del ciberespacio 😀 El de hoy de María Castillo sobre el síndrome de Asperger es el mensaje quizás más mensaje de todos… un mensaje precioso desde su empático corazón, porque ella es todo corazón…además de una maestra de la alquimia 😉 una amiga y una Ídola 😉 . Gracias por estar cerquita compañero. Un abrazo grande y fuerte.
      P.D.: Un rollo los problemas técnicos de las actualizaciones de los posts… a ver como lo soluciono, seguro que se me ocurre alguna cuenta de la vieja 😀 jajajaja Por lo pronto, en el Facebook del blog, sí que la llevo al día 😉

      Me gusta

    1. Hola Angel bienvenido 🙂 por favor, siéntete como en casa. Por supuesto que puedes participar 🙂 me hace muuucha ilusión. Ya me dirás cual es la orilla de destino, yo por lo pronto anoto ese “En busca de tus labios” en el blogtellero 🙂 y espero tus noticias. Muchas gracias por tu interés, gracias por ayudarme a hacerla viajar 🙂 Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

    1. 😀 jajaja aquí sigue compañero 😀 surcando ciber mares, ciber ríos … 😀 Menos mal que venció sus miedos 😉 o los atravesó 😉 porque a los miedos, al igual que a los fantasmas ;)… se les atraviesa 😉 Un super abrazo, grande y calentito. Muchas gracias por estar cerquita compañero de teclas.

      Le gusta a 1 persona

    1. Hola linda Laura! Mil gracias a ti por recogerla en tu preciosa orilla!!! Encantada de que te hayas animado a participar en el reto 😀 Me ha gustado muchomucho tu relato, con esa mezcla de niñez, actualidad, información…y magia 😀 preciosisisisisimo. Si quieres, puedes descárgate la imagen de la blogtella encerrada en la blogtella y usarla donde te venga bien en tu post/relato, o me das un mail y te la envío, lo que te resulte más cómodo 🙂 Muchas gracias de nuevo por hacer viajar a la garabata y acompañarnos en esta blog aventura 🙂 Un abrazote enorme.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.